El deporte nos hace felices

… Y además mejora la autoestima.

Las culpables son las endorfinas, unas proteínas segregadas en el cerebro durante la práctica de ejercicio, concretamente en la hipófisis.

Son analgésicos naturales que y tienen efectos similares a los de drogas la morfina, el opio o la heroína (sin sus contraindicaciones, claro). Es una droga endógena que se produce de forma natural activando la sensación del placer, inhibiendo el dolor y haciéndonos sentir felices.

También nos protegen contra bacterias y virus, pero tienen una vida corta. La segregación de endorfinas es temporal debido a unas determinadas enzimas encargadas de eliminarlas para mantener el equilibrio natural del organismo y llevarlo “de regreso” a su estado.

La segregación de endorfinas no sólo se debe mientras se hace ejercicio, sino que también estimulan su producción la risa, el sexo, el café, escuchar música, dormir o recordar situaciones pasadas felices.

Ya tenemos otro gran motivo para hacer deporte, sean ejercicios aeróbicos, de musculación o ejercicios corporales.

Beneficios del ciclo indoor

El ciclo indoor o spinning tiene grandes beneficios para la salud: adelgaza, tonifica, aumenta la masa muscular, elimina toxinas…

Al ser un ejercicio aeróbico requiere de un proceso de oxigenación del cuerpo que acelera la quema de grasas y depuración del sistema circulatorio, estimulando la eliminación de toxinas o grasas acumuladas como la celulitis o piel de naranja.

También es un ejercicio que trabaja en intervalos de intensidad y fuerza, por lo que aumenta la masa muscular permitiendo que se quemen más calorías en estado de reposo.

Para completar la rutina hay que seguir una dieta adecuada baja en grasas y azúcares de asimilación rápida. La proteína es importante para la recuperación de las fibras musculares, y es suficiente con ingerirla a través de la alimentación. No son necesarios los suplementos deportivos como la creatinina, ya que no hay avales científicos sobre este mito.

También es fundamental la correcta hidratación, para reponer lo líquidos perdidos durante la transpiración en el ejercicio, ya que el spinning es una práctica en la que se suda mucho.

El sistema cardiovascular y el corazón también se ven beneficiados por la práctica habitual de ciclo indoor, así como el fortalecimiento óseo y muscular en general.

Como contraindicaciones cabría destacar la alta intensidad a la que puede llegar el ejercicio y el impacto que pudiera tener en las rodillas, por lo que se recomienda consultar con el médico o especialista antes de decantarse por este ejercicio.

El deporte de moda: el ciclo indoor

Seguro que ya habrás oído hablar del ciclo indoor, más comúnmente conocido como spinning. Debe su fama a los grandes beneficios que aporta al que lo practica, además de ser un ejercicio muy divertido y estimulante.

El ciclo indoor es un tipo de ciclismo de interior, trabaja de igual forma la fuerza y la resistencia en diferentes intervalos. Combina trabajo aeróbico y anaeróbico (ya que hay intervalos de alta intensidad en que se alcanzan altas pulsaciones), haciendo esto del spinning un ejercicio completísimo que no necesita de otros tipos de prácticas de refuerzo.

Los músculos que más trabajan son principalmente los de las piernas y los glúteos, pero también se incluyen ejercicios sobre otros grupos musculares que integran los brazos, espalda, abdomen, pecho, etc., ya que en una sesión de spinning se adoptan diferentes posturas: sentados, pedalear levantados, soltar manos, agarre cerrado o abierto…

El factor estrella es la música, gracias a ella se pueden seguir los patronos de movimiento y pautas en los diferentes intervalos de calentamiento, subida, bajada, aceleración, descanso… Además de motivar mucho a la clase a trabajar en equipo y alcanzar un rendimiento satisfactorio.

El instructor que dirige la clases es el que guía las diferentes fases e indica la resistencia, velocidad y frecuencia de pedaleo. Aunque esto no significa que todo el mundo deba seguir el ritmo indicado, ya que cada persona tiene una capacidad aeróbica diferente y deberá adaptarse a lo que sus pulsaciones le indiquen (es importante llevar un pulsómetro para medir las pulsaciones y calorías que se queman).

Hablando de calorías, en una sola sesión de ciclo indoor se pueden llegar a perder más de 700 calorías. Es importante que las sesiones duren más de 40 minutos, ya que es a partir de entonces cuando el cuerpo empieza a quemar grasa una vez ha consumido todo el glucógeno de reserva.

Otro factor importante es la correcta hidratación. Haciendo ciclo indoor se suda mucho, por lo tanto hay que ir bien provisto de agua o una bebida isotónica que reponga los líquidos y sales minerales perdidos durante el ejercicio.

Fuente: más info sobre el spinning

.